21/5/17

Las mujeres epilépticas tienen más riesgo de complicaciones y muerte en el parto [21-5-17]


Las mujeres epilépticas tienen más riesgo de complicaciones y muerte en el parto

Una pequeña parte de los embarazos, entre un 0,3 y un 0,5%, son en mujeres con epilepsia, pero un nuevo estudio sugiere que éstas pueden estar en mayor riesgo de complicaciones y muerte durante el parto, según se revela en un artículo sobre el trabajo publicado en la edición digital de 'Archives of Neurology'.

Hasta ahora, no había datos suficientes sobre los resultados obstétricos, por lo que el riesgo de resultados adversos y muerte en esta población de mujeres estaba en gran parte sin cuantificar.

Sarah C. MacDonald, de la Escuela T.H. Chan de Salud Pública de Harvard, en Boston, Massachusetts, Estados Unidos, y coautores analizaron resultados obstétricos, incluyendo la muerte materna, parto por cesárea, duración de la estancia, preeclampsia, parto prematuro y muerte fetal en un estudio retrospectivo de mujeres embarazadas identificadas a través de los registros de hospitalización entre 2007 y 2011.

Se analizaron un total de 4,2 millones de altas relacionadas con partos en el grupo de estudio y de éstas, 14.151 eran de mujeres con epilepsia. A nivel nacional, esto representó 69.385 mujeres con epilepsia y cerca de 20,4 millones de mujeres sin epilepsia en más de 20,5 millones de altas totales.


Mayores riesgos

Los autores encontraron que las mujeres con epilepsia tienen un riesgo de muerte durante la hospitalización para el parto de 80 muertes por cada 100.000 embarazos, superior a las 6 muertes por cada 100.000 embarazos entre las mujeres sin epilepsia. Los autores reconocieron que sus datos carecían de las causas últimas de la muerte durante el parto entre las mujeres con epilepsia y que aunque el riesgo de muerte es mayor, la muerte de una madre durante el parto sigue siendo muy poco frecuente, incluso entre las epilépticas.

"Independientemente de la causa específica, el hecho de que las mujeres con epilepsia tienen mayor riesgo de mortalidad sigue siendo un mensaje de relevancia clínica que sugiere que se les debe prestar mayor atención. Se necesitan investigaciones futuras para determinar las causas específicas de mortalidad y cómo las intervenciones podría mejorar resultados", escriben los autores.

El estudio plantea también que las mujeres con epilepsia estaban en mayor riesgo de otros resultados adversos, incluyendo preeclampsia, parto prematuro y muerte fetal. En estas mujeres también ha aumentado la utilización de servicios de salud, incluyendo un mayor riesgo de parto por cesárea y estancia hospitalaria prolongada sin importar el método de alumbramiento, concluye el estudio.
 

20/5/17

Vivir con epilepsia: entre el mito y la realidad [20-5-17]


Vivir con epilepsia: entre el mito y la realidad 

¿Qué sabe usted sobre la epilepsia?

Alrededor de la epilepsia, se han tejido decenas de teorías, la mayoría de ellas erróneas. Esta condición ha sido relacionada con una serie de mitos que tienen su origen en la fuerza de los ataques que genera. Pero la verdad es que es una condición como cualquier otra.
Aunque parezca increíble, más de 3 millones y medio de hispanos en Estados Unidos creen erróneamente que la epilepsia es el resultado de posesión demoníaca o un castigo divino inflingido a aquellos que carecen de fe o se han excedido en sus pecados.
La verdad es que la epilepsia es una condición médica tratable, no es contagiosa y ocurre por una alteración momentánea del funcionamiento cerebral, debido a una descarga súbita de los impulsos eléctricos habituales en las células del cerebro. Su misterio ha sido develado por la ciencia, lo que permite que un gran porcentaje de las personas que viven con epilepsia lleven una vida normal, exitosa y tranquila, una vez que logran controlar sus crisis con el tratamiento apropiado.

La epilepsia es más común de lo que se cree. Más de 2 millones quinientas mil personas en EE.UU. Tienen epilepsia, es decir, una de cada 100 personas, y de ellos 400,000 son de origen hispano. Por años la epilepsia ha sido considerada como un “mal” extraño, lo que es sencillamente falso. La epilepsia puede afectar a cualquiera, en cualquier lugar y sin distinción de edad, sexo, raza ni condición económica.

La ignorancia en torno a la epilepsia es dramática: qué es, cómo se desarrolla y cómo actuar ante ella, son asuntos completamente desconocidos para muchos; pero la realidad es que con un poco de información, podemos no sólo aliviar en gran medida el sufrimiento de un ser humano, si no muy probablemente, salvar su vida.

Un cortocircuito cerebral
Hace 25 siglos Hipócrates aseguró por primera vez que la enfermedad se originaba en el cerebro, no estaba equivocado. Las crisis epilépticas surgen de una alteración momentánea del funcionamiento cerebral, debido a la descarga súbita y desproporcionada de los impulsos eléctricos habituales en las células del cerebro.
La descarga puede afectar sólo una parte del cerebro, generando una crisis o ataque parcial, o comprometer todo el cerebro, ocasionando una crisis generalizada; en otras palabras, los síntomas que presente una persona durante un ataque dependen de las zonas del cerebro afectadas por la descarga.

Cuando es sólo una parte del cerebro, el ataque que se genera es conocido como un ataque parcial, que puede ser simple o complejo.
Los ataques parciales simples pueden causar sacudimientos, interrumpir el habla y generar cambios en la forma de manejar o percibir los sentimientos o las emociones, mientras que los ataques parciales complejos bloquean completamente la noción de tiempo, lugar y acción y parecen como si la persona estuviera en trance, como sonambulismo.
Cuando la descarga compromete todo el cerebro genera ataques generalizados, es decir ataques tónico clónicos, atónicos o de caída, mió clónicos y espasmos infantiles.
No sobra resaltar que los ataques de epilepsia no son contagiosos, no constituyen una enfermedad mental y no afectan la inteligencia.

¿Cómo actuar ante un ataque?
Es indispensable proteger la cabeza de la persona con un almohadón o una frazada e inclinarlo hacia uno de sus costados.
Si la persona usa gafas, libérelo de ellas, afloje corbata o collares ajustados y provéale un espacio despejado en donde pueda moverse sin correr peligro.
Nunca introduzca nada en la boca de la persona ni reprima sus movimientos. No siempre es necesaria la asistencia médica, pero esta se hace indispensable si la crisis dura más de 5 minutos; si el ataque se repite intempestivamente, si la persona resulta herida, esta embarazada o no recobra la conciencia y presenta dificultades para respirar.

Misión: Prevenir, controlar y curar
No es fácil vivir con esta condición. El miedo, la incomprensión y el desconocimiento de la comunidad frente a la epilepsia hacen todavía más difícil el día a día de las personas con epilepsia y sus familias. Sin embargo, las personas con epilepsia no están solas y cuentan con el apoyo de su Fundación.
La Fundación para la Epilepsia es una organización sin fines de lucro que trabaja para garantizar que las personas con epilepsia y sus familias tengan acceso a todas las oportunidades de la vida. Su misión es prevenir, controlar y curar la epilepsia, a través de investigación, educación y servicios.

La oficina nacional de la Fundación para la Epilepsia y sus 54 afiliados alrededor de los Estados Unidos llevan el mensaje de la epilepsia a la comunidad en general, con el objeto de crear mayor consciencia frente a esta condición y un mejor entorno social para quienes tienen epilepsia. Durante este año la Fundación ha comenzado su acercamiento oficial a la comunidad hispana, ofreciendo información confiable sobre la epilepsia y de esta forma disipar los mitos y malas interpretaciones que han rodeado esta condición por generaciones.

Para ayudar o recibir ayuda, llame hoy a la Fundación para la Epilepsia al 1-866-748-8008.

Y recuerde la epilepsia es más común de lo que piensa.

16/5/17

Utilizan la Dieta Atkins para tratar epilepsias [16-5-17]

 
Utilizan la Dieta Atkins para tratar epilepsias

La llamada Dieta Atkins Modificada constituye hoy una alternativa para el tratamiento de las epilepsias refractarias, que son un tipo de epilepsias que no responden al tratamiento con las medicaciones disponibles.

Así lo destacó el especialista estadounidense Eric Kossoff, Profesor Asociado de Neurología Pediátrica del Instituto Médico John Hopkins, quien de visita por la Argentina para participar en un simposio en el Hospital Garrahan presentó los resultados de una investigación en 30 niños con epilepsias resistentes a los medicamentos.

En esa investigación se obtuvo un elevado nivel de respuesta a la Dieta Atkins Modificada, complementada durante el primer mes con un suplemento cetogénico.

Como resultado del tratamiento, tras un mes de seguimiento, el 80 por ciento de los niños evidenció una reducción en la cantidad de convulsiones mayor al 50 por ciento, mientras que dentro de ese grupo, casi 4 de cada 10 (37%) logró una disminución superior al 90 por ciento .

Kossoff, principal investigador del trabajo, explicó que "si bien la Dieta Atkins Modificada no requiere la incorporación de una fórmula cetogénica, este estudio demostró que si esta fórmula se emplea durante el primer mes de tratamiento, la dieta es más efectiva".

"Además, el suplemento aporta una buena fuente de grasas y contribuye a la adherencia al tratamiento", comentó el experto norteamericano.

Las dietas cetogénicas son una alternativa dietaria terapéutica para el tratamiento de las epilepsias refractarias.

La Dieta de Atkins Modificada es una variante menos restrictiva que la dieta cetogénica clásica.

Ambas se caracterizan por incluir lácteos, aceite, carnes de todo tipo, frutas y verduras y por restringir la ingesta de hidratos de carbono, como por ejemplo cereales, papas, galletitas, choclo, batata y pastas.

Sin embargo, en la dieta cetogénica clásica se controlan y se miden con la mayor precisión posible la cantidad de calorías, proteínas y líquidos que se ingieren.

Mientras que la Dieta Atkins Modificada no restringe el consumo de calorías, proteínas ni líquidos, por lo que no requiere el control ni la medición minuciosa de estos componentes.

Ello le permite al paciente, por ejemplo, concurrir a un restaurante y no tener que pesar los alimentos que consume.

En cuanto a su rol en el tratamiento de las epilepsias refractarias, ambas cumplen una función similar, que es la de a partir de la ingesta excesiva de grasas y reducida en carbohidratos, estimular la producción de cetonas en sangre, las que actuarán sobre el cerebro con sus efectos anticonvulsivantes.

También promueven una mejora en la actividad mitocondrial, lo que potencia la acción de los neurotransmisores, y reducen levemente la glucosa, contribuyendo también con ese efecto anticonvulsivante.

Cuando una dieta incluye carbohidratos, éstos se metabolizan como azúcar y el organismo utiliza la glucosa como fuente de energía.

Mientras que con una dieta muy baja en hidratos de carbono y elevada en grasas, el cuerpo toma la energía de las grasas, promoviendo un proceso de degradación que genera las cetonas.

Marisa Armeno, médica pediatra, especialista en Nutrición Infantil, del Servicio de Nutrición del Hospital Garrahan, señaló que "la dieta cetogénica clásica tiene casi 100 años de uso, numerosas investigaciones internacionales que la avalan y de la que contamos con mayor experiencia en nuestro país, por ser la que más utilizamos en los niños, mientras que los adolescentes y los adultos suelen sentir sentirse más cómodos, por el tipo de vida que suelen llevar, con la Dieta Atkins Modificada".

"En ambos casos puede acompañarse la dieta con un suplemento cetogénico, que es un compuesto que contribuye a mejorar la relación cetogénica de la dieta y a disminuir el déficit de micronutrientes", manifestó Armeno.

Al respecto, Kossof indicó que "la dieta cetogénica clásica contiene un 90% de grasas, 8% de proteínas y 2% de hidratos de carbono, mientras que la dieta Atkins modificada incluye 60% de grasas, 30% de proteínas y 10% de carbohidratos".

"Esta dieta se utiliza desde 2001 y fue desarrollada en el Hospital John Hopkins. Suele indicarse generalmente en adolescentes y adultos, ya que puede realizarse fuera del ámbito hospitalario y no requiere pesar ni medir las porciones de los alimentos", completó.

La epilepsia es una enfermedad neurológica que tiene tres posibles causas: la genética, que es la más frecuente y que suele ser edad-dependiente , generalmente con buen pronóstico; la estructural o metabólica, que se origina por lesiones cerebrales hereditarias causadas por trastornos del metabolismo, y -por último- los casos de causa desconocida.

"La epilepsia es una enfermedad que no respeta sexo, edad, ni clase social. En cuanto a la prevalencia en nuestro país, extrapolando valores internacionales de referencia que registran una cifra cercana al 1 por ciento de la población, nos da un total del orden de los 400 mil casos, de los cuales aproximadamente el 60% son niños", sostuvo Roberto Caraballo, neurólogo pediatra, Jefe de Clínicas, Unidad de Video-Monitoreo y Electroencefalografía del Servicio de Neurología del Hospital Garrahan.

Carballo dijo que "los pacientes que no responden al tratamiento farmacológico pueden beneficiarse o bien con cirugía, con estimulación vagal (de acuerdo al síndrome) o, en la mayoría de los casos, mediante la administración de una dieta cetogénica, que demostró reducir hasta un 50 por ciento las crisis, e incluso en algunos pacientes erradicarlas por completo".

"La implementación de una Dieta Cetogénica en niños con epilepsias refractarias permite que un 60 por ciento de esos niños disminuyan más del 50 por ciento de las crisis que tenían antes de la dieta y que, de éstos, el 10 por ciento quede absolutamente libre de crisis, además de la posibilidad de mejorar en otras áreas, como el neurodesarrollo y la calidad de vida", remarcó Armeno.

Para mayor información sobre las dietas cetogénicas, recetas especiales y datos útiles sobre la enfermedad, por favor consultar el sitio web www.dietaparaepilepsia.com.ar
  

3/5/17

Dieta Atkins modificada disminuye convulsiones en niños con epilepsia [3-5-17]


Dieta Atkins modificada disminuye convulsiones en niños con epilepsia

Un estudio aleatorizado demuestra que una versión modificada de la dieta Atkins ayuda a reducir las convulsiones en los niños con epilepsia refractaria.

“La dieta Atkins modificada debería considerarse como opción terapéutica en niños con epilepsia resistente a dos o tres antiepilépticos”, dijeron por e-mail las autoras del estudio, doctoras Sheffali Gulati, del Instituto de Ciencias Médicas de India de Nueva Delhi, y Suvasini Sharma, de la Facultad de Medicina Lady Hardinge de la Universidad de Delhi.

“La dieta tiene efectos adversos, de modo que debe realizarse con control médico”, aseveró.

Esta dieta ketogénica se utiliza desde hace años para controlar las convulsiones en pacientes epilépticos, según explican las autoras en la revista Epilepsia. La versión modificada, que se puede realizar fuera del hospital, sin ayuno, es menos restrictiva y se ha demostrado que es segura y efectiva, aunque nunca en un estudio controlado.

El nuevo estudio incluyó a 50 niños que hicieron la dieta y a 52 niños que no la hicieron (grupo control). Tenían entre 2 y 14 años, por lo menos una convulsión por día y no habían respondido al tratamiento con por lo menos tres antiepilépticos.

Los niños que hicieron la dieta no podían comer más de 10 g/día de carbohidratos, con proteína, calorías y líquidos sin límites. Se los alentaba a consumir grasa. Además, consumieron multivitaminas y calcio. Cuatro niños abandonaron la dieta antes de finalizar el estudio y el equipo no pudo contactar a tres niños del grupo control durante el seguimiento.

A los tres meses, la frecuencia promedio de las convulsiones se redujo al 59 por ciento del promedio inicial con la dieta y al 95,5 por ciento sin la dieta (p=0,003).

El 30 por ciento de los niños a dieta alcanzó más del 90 por ciento de reducción de los ataques, comprado con el 7,7 por ciento en el grupo control (p=0,005). El 52 por ciento del grupo a dieta logró reducir más del 50 por ciento las convulsiones, comparado con el 11,5 por ciento del grupo control (p<0,001).

Veintitrés de los 46 niños a dieta tuvieron diarrea durante el estudio. Ese fue el efecto adverso más común. Otros fueron anorexia (18 por ciento), letargo (6 por ciento) y vómitos (10 por ciento).

Un paciente desarrolló encefalopatía hiperamonémica a la semana de iniciar la dieta. La suspensión del régimen eliminó el trastorno.

La dieta Atkins es más sencilla y menos restrictiva que la dieta ketogénica tradicional, coincidieron las autoras. “El tiempo de consejería se redujo a 30-45 minutos. Es una opción ideal para sitios con recursos limitados y falta de dietistas entrenados. No se necesita hacer tediosos cálculos individualizados.”

Aun así, las autoras publican que algunos participantes se quejaron de las limitaciones de la dieta, que fue especialmente restrictiva para los vegetarianos. “Quizás, los carbohidratos se podrían aumentar en los niños mayores para que la dieta sea más parecida a la alimentación hindú”, escribieron las autoras.


27/4/17

La música podría ser utilizada como terapia para personas con epilepsia [27-4-17]

La música podría ser utilizada como terapia para personas con epilepsia

Un hallazgo podría conducir a la implementación de nuevas terapias a través de la música para prevenir convulsiones

La profesora Sarah Wilson de la Universidad de Melbourne explicó al portal Web MD dos teorías que aclararían por qué la música podría tener estos beneficios.

La primera habla de que la música cambia la sincronía de las neuronas o el patrón de actividad eléctrica en el cerebro, lo que reduciría la propensión del cerebro a desarrollar convulsiones. La otra teoría consiste en la relación entre la música y el estado de ánimo que puede calmar y tranquilizar al paciente.

Un estudio registrado por Science Daily, las personas que sufren de esta enfermedad reaccionan a la música de forma distinta a aquellas que no la padecen. Se encontró una variación significativa en los niveles de actividad de las ondas cerebrales de los participantes en el momento en que escuchaban música; y las ondas cerebrales de los participantes con epilepsia se sincronizaron con la música desde el lóbulo temporal.

Aproximadamente el 80% de los casos de epilepsia se conocen como 'epilepsia del lóbulo temporal', la zona del cerebro en la que se originan las convulsiones, y la misma región del cerebro en la que se encuentra la corteza auditiva que procesa la música.

"Nos sorprendieron los resultados. teníamos la hipótesis de que la música sería procesada en el cerebro de manera diferente al silencio. Lo que no sabíamos era si iba a ser procesada de igual o distinta manera por personas con epilepsia", dijo Christine Charyton, que presentó la investigación.

De este estudio se concluyó que aunque la música no reemplazaría las terapias de epilepsia actuales, sugiere que la música podría ser utilizada como terapia complementaria de los tratamientos tradicionales que ayudan a Profesor Sarah Wilson prevenir las convulsiones en personas con epilepsia.

25/4/17

Epilepsia, cómo se manifiesta [25-4-17]


Epilepsia, cómo se manifiesta

La epilepsia es una enfermedad neurológica que se caracteriza por la presentación de crisis o ataques, sucede porque ocurre una descarga neuronal desordenada y excesiva en algún sitio del cerebro y afecta a cualquier edad, pero frecuentemente aparece en la infancia y en la adolescencia, donde se presenta el 75% de los casos.

elsiglodetorreon.com.mx

Una crisis epiléptica se caracteriza por la pérdida del conocimiento y temblores violentos de las cuatro extremidades del cuerpo, dilatación de pupilas, exceso de saliva y flemas, además de dificultad al respirar.

También hay otras manifestaciones de la epilepsia menos perceptibles como la mirada pérdida, sensación extraña en alguna parte del cuerpo, percepción de olor desagradable, sensación rara en la boca del estómago, entre otros.

El tipo de convulsión o crisis epiléptica depende de la parte del cerebro afectada. En el 40% de los casos se puede identificar una lesión en el cerebro con una tomografía computarizada o resonancia magnética.

De acuerdo con la OMS en el mundo la epilepsia afecta a 50 millones de personas, mientras que en México existen alrededor de 2 millones con este padecimiento.

La epilepsia puede controlarse con medicamentos, cambios en el estilo de vida y en ocasiones con cirugía para reducir o desaparecer las crisis, pero si no se controla, puede conducir a graves consecuencias sociales, psicológicas y económicas.

La epilepsia está rodeada de prejuicios y estigmas, por lo que se considera a la persona con este problema como diferente, rara y peligrosa y que está limitada para muchas cosas.

Por ello, según la Secretaría de Salud, es importante que los médicos de primer contacto, especialistas troncales y de las neurociencias, así como los trabajadores de la salud en general, reciban un entrenamiento en la atención de la epilepsia, para que las personas con este mal y sus familiares reciban información acerca de los diferentes aspectos de su padecimiento.

20/4/17

El retraso en el diagnóstico de la epilepsia puede alcanzar los diez años [20-4-17]


El retraso en el diagnóstico de la epilepsia puede alcanzar los diez años

Cada año, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), se diagnostican entre 12.400 y 22.000 casos nuevos

Unas 400.000 personas en España padecen epilepsia, una enfermedad neurológica que puede afectar a personas de cualquier edad, sexo o raza y que se caracteriza por una alteración del funcionamiento de las neuronas cerebrales que produce que los pacientes sufran crisis epilépticas espontáneas, cuya expresión varía entre alteraciones leves del estado de conciencia, movimientos involuntarios, sensaciones, pensamientos o emociones anormales hasta perdidas de conciencia completa y convulsiones generalizadas.

Cada año, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), se diagnostican entre 12.400 y 22.000 casos nuevos, y ayer se conmemoró el día nacional de la enfermedad. Los expertos alertan, no obstante, de q ue el retraso en el diagnóstico puede alcanzar los 10 años.

La epilepsia es una de las patologías neurológicas más frecuentes, es la segunda causa de consulta ambulatoria neurológica después de las cefaleas,  la segunda causa de atención neurológica en urgencias después del ictus y la tercera causa neurológica de hospitalización; no solo debida a la presencia de crisis epilépticas, sino por los accidentes derivadas de estas. La epilepsia también provoca una gran carga para el paciente y la familia y afecta gravemente a su calidad de vida porque, en general, y aunque en distintos grados, los enfermos no solo presentan problemas médicos, sino que con frecuencia padecen dificultades cognitivas y problemas de adaptación social.


Calidad de vida

«De acuerdo a los datos obtenidos para la realización del Libro Blanco de la Epilepsia en España de la SEN, un 70 % de los pacientes aseguran que la enfermedad afecta mucho o bastante a su calidad de vida, más del 60 % han visto afectado su rendimiento académico, la tasa de paro para estas personas es un 40 % superior a la de las personas sanas y en casi un 30 % de los casos algún miembro de la familia ha tenido que dejar su trabajo o reducir su jornada laboral por tener a un familiar afectado», explica el Dr. Juan Mercadé Cerdá, Coordinador del Grupo de Estudio de Epilepsia de la SEN.

16/4/17

Vinculan la postura al dormir con el riesgo de muerte en los epilépticos [16-4-17]

 Vinculan la postura al dormir con el riesgo de muerte en los epilépticos

 Dormir boca abajo podría aumentar el riesgo de muerte súbita de los epilépticos, sugiere una investigación reciente.

La muerte súbita e inesperada en la epilepsia ocurre cuando una persona por lo demás sana muere y “la autopsia no muestra una causa clara de muerte estructural ni toxicológica”, señaló el Dr. Daniel Friedman, profesor asistente de neurología del Centro Médico Langone de la NYU en la ciudad de Nueva York.

Es algo raro, y el estudio no establece una relación causal directa entre la postura al dormir y la muerte repentina.

Pero según estos hallazgos, los epilépticos no deben dormir boca abajo, dijo el líder del estudio, el Dr. James Tao, profesor asociado de neurología de la Universidad de Chicago.

“Encontramos que dormir boca abajo es un factor significativo para la muerte repentina e inesperada en la epilepsia, sobre todo en los pacientes menores de 40 años”, comentó Tao.

En las personas con epilepsia, unas interrupciones breves en la actividad eléctrica del cerebro provocan convulsiones recurrentes, según la Epilepsy Foundation.

No está claro por qué dormir boca abajo se vincula con un riesgo más alto de muerte súbita, pero Tao dijo que el hallazgo tiene paralelismos con el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

Se cree que el SMSL ocurre porque los bebés no pueden despertarse si su respiración se interrumpe. En los adultos con epilepsia, comentó Tao, las personas boca abajo quizá tengan una obstrucción en las vías aéreas y no puedan despertarse.

Para el estudio, Tao y sus colaboradores revisaron 25 estudios publicados anteriormente que ofrecían los detalles sobre 253 muertes súbitas e inexplicadas de pacientes de epilepsia, con información disponible sobre la posición del cuerpo en el momento del fallecimiento.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 21 de enero de la revista Neurology.

Tao encontró que el 73 por ciento de los pacientes murieron mientras dormían boca abajo. En un subgrupo de 88 casos, los menores de 40 años tenían cuatro veces más probabilidades de haber muerto durmiendo boca abajo que las personas mayores. En total, el 86 por ciento de los menores de 40 años y el 60 por ciento de los mayores de 40 años estaban boca abajo cuando los hallaron muertos.

Tao no puede explicar por qué la muerte súbita fue más común en los pacientes más jóvenes de epilepsia. Quizá era más probable que fueran solteros y no tuvieran un compañero de cama que podría haberlos despertado durante la convulsión, planteó.

Enfatizó que solo encontró un vínculo entre la postura al dormir y el riesgo de muerte, no pruebas de que dormir boca abajo provocara las muertes. “Es una asociación, no causalidad”, dijo Tao.

El nuevo estudio también ofrece más luz a lo que los neurólogos han encontrado y pensado, dijo Friedman, que también es editor del sitio web de la Epilepsy Foundation. Friedman no formó parte del estudio.

El estudio también amplía los datos sobre el riesgo más alto hallado en los menores de 40, dijo.

La epilepsia afecta a unos 50 millones de personas en todo el mundo, muestra la investigación. Tao comentó que probablemente el 0.3 por ciento de ellos mueran de forma inesperada. De esa pequeña cifra, alrededor del 70 por ciento mueren durante el sueño.

La muerte súbita es más común entre los que sufren de una epilepsia crónicamente fuera de control, añadió Tao.

Los epilépticos deben intentar dormir de lado o de espaldas, aconsejó Tao, y pedir a su pareja de cama que se lo recuerde. Usar relojes de pulsera y alarmas de cama diseñados para detectar las convulsiones durante el sueño también podría prevenir la muerte repentina, planteó.

Friedman sugirió colocar una pelota de tenis en el bolsillo delantero de una camiseta antes de dormirse. Así, si la persona se pone boca abajo, se despertará.