15/6/16

Ser una mujer epiléptica en Chile [15-6-16]


Ser una mujer epiléptica en Chile

Se estima que un 2% de la población nacional padece de este mal que ha cargado varios estigmas a lo largo de los años. Si bien hoy hay más información sobre ella, aún está latente la discriminación en contra de quienes padecen de este mal.

La epilepsia desde tiempos inmemoriales ha sido una enfermedad que ha cargado con varios estigmas y mitos. Incluso, hubo un tiempo en que se pensó que las personas que padecían de este mal estaban poseídas por el demonio y que la única cura para ellos era un exorcismo.

Con el avance de la ciencia y de la medicina, este concepto ha ido desapareciendo, sin embargo, aún muchas personas epilépticas sufren de discriminación de sus pares y hasta en sus lugares de trabajo.

Manuel Campos es neurocirujano y también presidente de la Liga chilena contra la epilepsia, una institución fundada hace más de 50 años en nuestro país y que tiene como misión acoger a las personas que padecen de este mal y darles tratamiento tanto médico como sicológico.

“Nuestra gran misión es que ninguna persona tenga limitada su vida por padecer de epilepsia”, nos comenta el especialista.

Según nos cuenta, actualmente en Chile un 2 % de la población tiene algún tipo de epilepsia, lo que en cifras más claras se traducen en 370 mil a 340 mil personas.

Una enfermedad estigmatizada

“Muchos piensan que la epilepsia es crónica y para toda la vida y eso es un error”, nos comenta el especialista para enumerarnos el sinfín de mitos que rodean a la epilepsia.

“Se piensa también que todas las epilepsias son genéticas o hereditarias, y resulta que de todos lo que tienen epilepsia, no más del 4% son hereditarias, por lo que minoría son hereditarias”, explica.

“Se cree que todos los que tienen epilepsia jamás controlan la enfermedad, sin embargo, quienes padecen de este mal, si toman los medicamentos óptimos, dos de cada tres, quedan totalmente libres de crisis y pueden hacer una vida completamente normal”, continúa.

“Tampoco es verdad que quienes tienen epilepsia tienen problemas mentales, los coeficientes intelectuales en general de los epilépticos son iguales que la gente normal”, agrega el neurocirujano.

Con los años también se ha dicho que las mujeres epilépticas suelen tener hijos con malformaciones. Respecto a esto, el doctor Campos es bastante claro.

“En general la tasa de maternidad con o sin epilepsia son similares. El problema es cuando una niña tiene epilepsia y está en edad fértil, no puede llegar y tomar cualquier medicamento anti epiléptico, ya que hay algunos fármacos que puede producir malformaciones de los niños, por lo que a esas mujeres, nosotros le damos fármacos que tengan los mínimos riesgos de lo bebés”, explica.

El especialista además nos indica que “hay tantos tipos de crisis epilépticas como lugares tiene el cerebro, de pende de dónde parta la crisis son los síntomas que va a tener el paciente”.

Para tratar estas epilepsias actualmente existen alrededor de 20 fármacos. “El problema es que sólo se incluye en el Auge las epilepsias controlables y con fármacos antiguos”, asegura.

Testimonio: “Cuando me dijeron el diagnóstico pensé que me iba a morir”

Natalia Valenzuela tiene 25 años y egresó de la carrera de periodismo. A ella se le diagnosticó a los 21 años que tenía epilepsia. El proceso, según nos cuenta fue bastante doloroso y angustiante, ya que su tipo de epilepsia es bastante particular, por lo que incluso llevó a los doctores a decirle erróneamente que tenía leucemia,

“En 2007 me desmayo un día, me da una convulsión y llego al hospital. Pero cuando desperté, resulta que se me habían olvidado 6 meses de mi vida. Era un cuadro de amnesia temporal y efectivamente nunca pudo volver a recuperar los recuerdos de esos seis meses”, nos cuenta Natalia.

“A mi me dio lo que se denomina displasia cortical. El cerebro deja de desarrollarse a los 21 años y el mío quiso crecer más y en esto se produjo una pequeña fisura que genera la displasia y por eso he perdido ciertos hechos de mi vida, además me hacía mover las manos y a veces hasta hablar como niñita”, relata Natalia que incluso nos cuenta algunas anécdotas generadas por su pérdida de memoria.

“Cuando caí al hospital se me olvidaron muchas cosas de años anteriores, se me olvidaron nombres de personas y varios secretos. Entonces estaba sentada con varios amigos y decía algo y resulta que era secreto lo que había dicho, así es que mis amigos me hicieron una lista de todo lo que podía o no decir”, relata con buen humor esta joven.

Pero eso no es todo, aunque parezca curioso, su enfermedad de manera indirecta la llevó a encontrar el amor.

“Cuando vuelvo del hospital llega a mi casa un amigo de hacía 8 años y lo miro y pregunto por qué había venido mi ex y mi mamá me dice ‘es tu amigo, Fernando’ y lo era, pero al final terminó siendo mi pololo, incluso me dijo que gracias a esa amnesia él me conquistó”, cuenta.

Respecto a cómo ha sido padecer de esta enfermedad, Natalia nos cuenta que lo más difícil ha sido cambiar sus hábitos de vida.

“Como me lo diagnosticaron a los 21 años ya me había tomado varios vasos de cerveza y varios vasos de ron, entonces de repente me dicen que no puedo volver tomar alcohol, además que antes de la fiesta tengo que dormir siesta y después de la fiesta tengo que dormir ocho horas”, relata Natalia.

Además, nos cuenta lo difícil que era que todo el mundo anduviera pendiente de ella, que si tomaba o no la pastilla, que si dormía lo suficiente, que por qué se demoraba mucho en el baño. Pero, según nos confiesa, lentamente las cosas han ido mejorando.

Al punto que si bien en un inicio llegó a tomar 10 pastillas diarias, hoy esas dosis han bajado, al igual que el número de sus crisis.

Nos asegura que si bien son muchas las personas que son discriminadas por se epilépticas, ella no se ha sentido excluida por padecer de esta enfermedad.

Respecto a cómo lo ha tomado su novio comenta: “para él ha sido un cambio y ha tenido que acostumbrarse, que tengo que almorzar a tal hora y otras cosas, además hay varios mitos como que dicen que los niños te salen con malformación por las pastillas y que uno no puede tener arrebatos adrenalínicos con el pololo porque te puede venir una crisis (ríe) ¡ese es otro mito!”.

“Igual esto nos ha unido, él me cuida y gracias a él desde el punto de vista sicológica ha sido un puntal para mí”, cuenta Natalia quien es parte de la Liga chilena contra la epilepsia, un lugar donde encontró todo el apoyo que requería.

Su próxima meta a cumplir, por el momento, es encontrar trabajo, algo que no ha podido no por su enfermedad, sino por “un poco de mala suerte”, pero está empecinada en torcerle muy luego la mano a su mala fortuna.
 

28/4/16

La epilepsia aumenta el riesgo de ahogamiento [28-4-16]


La epilepsia aumenta el riesgo de ahogamiento


Las convulsiones elevan el peligro en las bañeras y piscinas, señalan los expertos

Tener epilepsia podría plantear un riesgo significativamente mayor de muerte por ahogamiento, señala un informe reciente.

El estudio, que analizó información recopilada en todo el mundo, halló que los epilépticos tenían una probabilidad entre 15 y 19 veces mayor de ahogarse en comparación con la población general. Los epilépticos con problemas de aprendizaje, los que recibían atención institucional o los que habían sido sometidos a cirugía cerebral estaban en el mayor riesgo, de acuerdo con el estudio publicado en la edición del 19 de agosto de Neurology.

"Es importante que las personas epilépticas y sus cuidadores tomen medidas para evitar estas tragedias", recomendó el autor del estudio Dr. Ley Sander , del Instituto de neurología del Colegio Universitario de Londres, en un comunicado de prensa emitido por el editor de la revista, la American Academy of Neurology. "Las personas que tienen epilepsia activa deberían usar la ducha en lugar de la bañera, tomar medicamentos de manera regular para controlar las convulsiones y deberían ser supervisados de manera directa mientras nadan".

Sorprendentemente, la investigación encontró que los niños epilépticos tenían un menor riesgo de ahogamiento que los adultos. Sander explicó que esto probablemente se debía a que los niños recibían más supervisión directa.


14/4/16

Epilepsia, una falla cerebral [14-4-16]


Epilepsia, una falla cerebral

Las crisis epilépticas comienzas por lo regular entre los 5 y los 20 años de edad. Pueden haber antecedentes familiares de convulsiones.

La Epilepsia es una enfermedad que sufren todos los seres humanos debido a un trastorno cerebral, el cual produce convulsiones, las cuales son episodios que evidencian que la actividad cerebral está alterada y afecta la atención y el comportamiento de la persona.

Esta enfermedad por lo general se origina cuando ocurren cambios permanentes en el tejido cerebral, los cuales producen que el cerebro este demasiado excitado o agitado. El cerebro envía señales anormales, lo cual ocasiona convulsiones repetitivas e impredecibles.

Las causas comunes de epilepsia son:

-Accidente cerebrovascular o accidente isquémico transitorio (AIT).

-Demencia, como el mal de Alzheimer.

-Lesión cerebral traumática.

-Infecciones, como absceso cerebral, meningitis, encefalitis y SIDA.

-Problemas cerebrales presentes al nacer (anomalía cerebral congénita).

-Lesión cerebral que ocurre durante o cerca del momento del nacimiento.

-Trastornos metabólicos presentes al nacer (como fenilcetonuria).

-Tumor cerebral.

-Vasos sanguíneos anormales en el cerebro.

-Otra enfermedad que dañe o destruya el tejido cerebral.

-Uso de determinados medicamentos, como antidepresivos, tramadol, cocaína y anfetaminas.

¿Qué hay que hacer?

Las personas con epilepsia controlada de manera deficiente no deben manejar carro ni moto. También deben evitar la

maquinaria o las actividades riesgosas que podrían ocasionarle un fuerte golpe en la cabeza, como subir a lugares altos y montar en bicicleta.

El tratamiento para la epilepsia puede involucrar cirugía o medicación. Si las crisis epilépticas se deben a un tumor, vasos sanguíneos anormales o sangrado en el cerebro, la cirugía para tratar estos trastornos puede detener dichas crisis.

Los medicamentos para prevenir las convulsiones, llamados anticonvulsivos, pueden reducir el número de crisis futuras.

Estos fármacos se toman por vía oral. El tipo de medicamento que se recete depende del tipo de convulsión que tenga la persona.

Se debe acudir al médico para que este indique la dosis adecuada.

Siempre se deben tomar los medicamentos a tiempo y como los recetaron. Pasar por alto una dosis puede provocar que se presente una convulsión. Nunca se debe dejar de tomar ni cambiar medicamentos sin hablar primero con el médico.
 

13/4/16

La Marihuana Es Buena Para Niños Con Epilepsia Severa [13-4-16]


La Marihuana Es Buena Para Niños Con Epilepsia Severa: Estudio

Estudios recientes revelaron los beneficios del consumo de la marihuana en niños con problemas de epilepsia severa. De acuerdo a las investigaciones, los pequeños podrían ser altamente beneficiados con el consumo de un extracto de cannabis medicinal en tratamientos contra la enfermedad.

La investigación realizada por expertos del Langone Comprenhensive Epilepsy Center de la Universidad de Nueva York (EE.UU.)y publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS., indica que el extracto del cannabidoil, principal componente de la marihuana no ejerce efectos directos sobre el sistema nervioso central ni modifica sus funciones ni percepciones.

El experimento se basó en una muestra de 213 pacientes entre jóvenes y niños con edades promedio de 11 años diagnosticados con epilepsia severa a quienes les fue suministrado cannabidiol vía oral durante un periodo de 12 semanas. Los resultados mostraron que las convulsiones se había reducido en los niños una medida del 54 por ciento,

"Hasta ahora existen pocos estudios formales sobre este componente de la marihuana. Estos resultados son de gran interés, especialmente para los niños y los padres que buscan una respuesta para disminuir las convulsiones", aclara Orrin Devinsky, líder del estudio citado por Muy Interesante.

11/4/16

Epilepsia, suicidio y depresión [11-4-16]


Epilepsia, suicidio y depresión

Algunos estudios poblacionales han demostrado que las personas que padecen epilepsia sufrieron en su pasado una depresión, multiplicando por siete el riesgo de desarrollar crisis comiciales.

Otro estudio realizado en niños y adolescentes, evidenció que el riesgo de sufrir epilepsia era 2.5 veces superior en quienes sufrían trastornos de hiperactividad. Los investigadores creen que la relación entre epilepsia y trastornos psiquiátricos, como el comportamiento suicida y la depresión se debe a que comparten los mismos mecanismos patogénicos, alteraciones estructurales de los lóbulos frontales y temporales, y la secreción anormal de determinados neurotransmisores, como la serotonina.

De hecho, los resultados de un trabajo publicado recientemente en la revista Neurology, demuestran que los pacientes que sufren crisis epilépticas que no pueden ser controladas con el tratamiento médico convencional y son sometidos a una intervención quirúrgica, experimentan una mejoría de los síntomas depresivos y ansiosos tras la cirugía.

Estudio Neurology


El estudio analizó los resultados de 360 personas con epilepsia sometidos a una intervención quirúrgica; antes de ella, el 22 por ciento de los pacientes epilépticos sufrían depresión y el 18 por ciento ansiedad; el 50 por ciento experimentaron la desaparición de estos síntomas.

Los motivos por los que se producen estos resultados no están claros, pero parecen también debidos a la manipulación del lóbulo cerebral donde radican los centros encargados de evitar la epilepsia, la depresión y otros trastornos psiquiátricos. Los pacientes también experimentaron un mayor nivel de actividad, un mejor control emocional y más autocontrol. El conocimiento de los mecanismos patogénicos comunes de estas tres entidades permitirá un tratamiento adecuado, optimizando los resultados y disminuyendo la elevada tasa de suicidio.

9/4/16

El ritmo circadiano daría claves para diagnosticar la epilepsia [9-4-16]


El ritmo circadiano daría claves para diagnosticar la epilepsia

Una sola pregunta ayudaría a los médicos a diagnosticar el tipo de epilepsia: ¿Prefiere la mañana o la noche?

Un estudio revela que el 92 por ciento de los pacientes con epilepsia idiopática generalizada (EIG), que causa convulsiones al despertar, se consideran trasnochadores, no madrugadores.

Los pacientes con otros tipos de epilepsia, como las relacionadas con la localización, la EIG con convulsiones tónico clónico aleatorias durante el día y la EIG con fotosensibilidad, tienden a distribuirse de manera pareja entre aquellos dos cronotipos circadianos.

Esto, que surge de las respuestas de pacientes a cuestionarios sobre los hábitos asociados con los ritmos circadianos, aceleraría los esfuerzos médicos para diferenciar el diagnóstico de epilepsia, opinó el doctor Jorge Asconape, de Loyola University, en Chicago.

Asconape presentó los resultados de su estudio en la reunión anual de la Academia Estadounidense de Neurología.

Con su equipo estudió a 72 pacientes con epilepsia: 37 con EIG del despertar, 15 con EIG aleatoria y 20 con epilepsia relacionada con la localización (grupo de control).

El puntapié para realizar el estudio fue la descripción original de la epilepsia mioclónica juvenil (EMJ) que el doctor Dieter Janz realizó hace décadas cuando observó los hábitos nocturnos de los pacientes.

La EMJ fue una de los tres tipos de epilepsia representados en el grupo con EIG del despertar del nuevo estudio. Los otros dos fueron la epilepsia de ausencia juvenil y la EIG con convulsiones tónico clónico al despertar (opuestas a las aleatorias).

El estudio habría tenido por lo menos un factor que podría generar confusiones: todos los pacientes estaban bajo tratamiento farmacológico. "Es posible que la somnolencia que causa la medicación disminuya la energía matinal", dijo la doctora Jacqueline French, del Centro de Epilepsia de la New York University, y que no participó del estudio.

No obstante, French agregó: "Es un hallazgo muy interesante que, a los fines diagnósticos, debería repetirse en pacientes recién diagnosticados y que aún no están bajo tratamiento médico".
 

5/4/16

¿Epilepsia en el embarazo? [5-4-16]


¿Epilepsia en el embarazo?
   
Puede deberse a factores cerebrales o vasculares

La eclampsia es la presencia de crisis epilépticas en una mujer embaraza­da. Estas convulsiones no tienen re­lación con una afección cerebral pre­existente. Se sabe que los siguientes factores pueden afectar: problemas vasculares, factores cerebrales y del sistema nervioso, dieta y genes.

La eclampsia se presenta des­pués de una afección llamada pree­clampsia, en la cual una mujer pre­senta hipertensión arterial y aumen­to de peso muy rápido.

Las mujeres con alto riesgo de sufrir convulsiones padecen pree­clampsia grave con síntomas como: exámenes sanguíneos anormales, dolores de cabeza, presión arterial muy alta y cambios en la visión.

Las probabilidades aumentan cuando se tienen 35 años o más, se es de raza negra, primer embarazo, se tiene diabetes, hipertensión arte­rial o enfermedad renal, se va a tener más de un bebé (embarazo de ge­melos o trillizos) o se es adolescente.

Los síntomas abarcan dolores musculares, cri­sis epiléptica, agitación intensa y pérdida del conocimiento. Los sín­tomas de preeclampsia comprenden aumento de peso de más de 1 kilo por semana, dolores de cabe­za, náuseas y vómitos, dolor abdominal, hincha­zón de las manos y cara, y problemas de visión.

Dar a luz al bebé es el prin­cipal tratamiento para evi­tar que la preeclampsia grave progrese a eclampsia. Permitir que el embarazo continúe puede ser peligroso. Se puede suminis­trar medicamentos para prevenir las convulsiones.

Las mujeres con eclamp­sia o preeclampsia tienen un riesgo mayor de separa­ción de la placenta, par­to prematuro que lle­va a complicaciones en el bebé y problemas de coagulación de la sangre.

Recibir atención médica durante to­do el embarazo es im­portante para preve­nir complicaciones y es­to permite que problemas como la preeclampsia se puedan tratar a tiempo.

 ¿Sabías que...?

La preeclampsia, llamada también toxemia del embarazo, está asociada a elevados niveles de proteína en la orina.
 

30/3/16

Cuando un hijo tiene epilepsia: Qué hacer y cómo explicarle [30-3-16]


Cuando un hijo tiene epilepsia: Qué hacer y cómo explicarle

Todos hemos escuchado alguna vez la enfermedad llamada epilepsia, ¿pero qué es en realidad? ¿La vemos como algo lejano? ¿Qué sucedería si a un familiar muy cercano como a un hijo se la diagnosticaran? Claudia Contreras Nilo, docente de la Facultad de Enfermería de la U. Andrés Bello devela alguna de estas interrogantes.

La epilepsia es una enfermedad que puede manifestarse en cualquier momento de la vida, la niñez-adolescencia y la tercera edad, son las dos etapas donde se presenta con mayor frecuencia, un 80% se presenta antes de los 15 años.

"Las manifestaciones de esta enfermedad son de característica variable y heterogénea, las crisis pueden ser focales o generalizadas, en el primer caso, las crisis se presentan con pérdida del conocimiento seguido, muchas veces, de convulsiones y, luego, un estado de relajación y sueño que puede durar unos minutos, pero cuando la descarga es más localizada en el cerebro, se producen efectos tales como contracción de las extremidades y alteraciones de la percepción", explica Claudia Contreras.

"Las ausencias son otro tipo de crisis en las cuales se produce una interrupción brusca de la conciencia que puede ser casi imperceptible o durar un tiempo considerable", agrega.

Cuando un niño es epiléptico

A pesar de los avances de la medicina, aún muchas personas epilépticas continúan ocultado su enfermedad al igual que sus familias por el temor al rechazo, y a la vez ellos y sus familias viven con la constante preocupación y la esperanza de que no les suceda alguna crisis cuando se encuentren en un lugar que sea diferente a su casa.

"No es fácil para la familia ni para el niño aprender a vivir con esta enfermedad, cuando pasa el tiempo y no hay manifestaciones vuelve la tranquilidad, pero cuando las crisis de cualquier tipo, vuelven a aparecer la enfermedad recuerda que ahí esta y que hay que aprender a convivir con ella", comenta la enfermera.

"Una niña de ocho años preguntó que eran las crisis epilépticas, enfermedad que padecía su prima menor a la cual acompaño a control ¿Cómo explicar algo que cuesta tanto entender a un adulto a un niño? La respuesta del neurólogo fue: Las crisis epilépticas son parecidas a una descarga de energía muy fuerte, si en una casa se enciende todo lo que usa energía, las luces la radio, la TV, la casa se cansa y para seguir funcionando la casa debe descansar, entonces se corta la luz para que todo vuelva a funcionar y después de un rato, todo vuelve a la normalidad. Es lo mismo que pasa cuando sucede una crisis epiléptica a tu prima, su cabecita esta funcionando a toda fuerza y necesita descansar para poder seguir funcionando, entonces corta la luz por un rato. La explicación para ella fue clara y precisa y nunca más volvió a preguntar. Que fácil sería si todos lo entendiéramos de la misma manera", relata la docente de la U. Andrés Bello.

Tratamiento

El propósito del tratamiento de la epilepsia es eliminar las crisis y permitir que el paciente, en este caso el niño desarrolle una vida normal.

"Este tratamiento comprende el manejo de aspectos psico-sociales, mantener un control periódico del equipo multidisciplinario y medicamentos llamados antiepilépticos, fármacos que ayudan a prevenir las crisis, pero no curan la enfermedad, la elección del fármaco más adecuado depende de muchos factores entre ellos el tipo de epilepsia y la edad", subraya la enfermera.

"No sólo el niño y la familia debe aprender a convivir con esta enfermedad, sino también todos quienes le rodean, sus amigos, el colegio y por ende sus profesores, los cuales deben saber qué hacer si sucede una crisis y a quién avisar", dice.

"Más que hablar del tratamiento específico de esta patología, hay que saber convivir con ella, a no temerle, por que la mayoría de las veces le sucede a niños completamente normales, por eso cuando conozca a alguna familia que tiene u hijo con epilepsia acójalo, no lo haga sentir como alguien diferente, otórguele tranquilidad", recomienda la profesional.

¿Cómo reaccionar ante una crisis?

La Liga Chilena Contra la Epilepsia recomienda que en caso de una crisis, se debe:

  • Mantener la calma.
  • Acostarlo con suavidad en el suelo protegiendo contra golpes (con ropa o cojines).
  • Poner a la persona de lado.
  • No poner nada dentro de la boca, tampoco tratar de abrirla.
  • Luego de la crisis calme al niño, avise a su casa.
  • Sólo es necesario llevar a un servicio de urgencia, si la crisis dura más de 5 minutos o se repite.