27/8/15

Utilizan la Dieta Atkins para tratar epilepsias

 
Utilizan la Dieta Atkins para tratar epilepsias

terra.com.ar

La llamada Dieta Atkins Modificada constituye hoy una alternativa para el tratamiento de las epilepsias refractarias, que son un tipo de epilepsias que no responden al tratamiento con las medicaciones disponibles.

Así lo destacó el especialista estadounidense Eric Kossoff, Profesor Asociado de Neurología Pediátrica del Instituto Médico John Hopkins, quien de visita por la Argentina para participar en un simposio en el Hospital Garrahan presentó los resultados de una investigación en 30 niños con epilepsias resistentes a los medicamentos.

En esa investigación se obtuvo un elevado nivel de respuesta a la Dieta Atkins Modificada, complementada durante el primer mes con un suplemento cetogénico.

Como resultado del tratamiento, tras un mes de seguimiento, el 80 por ciento de los niños evidenció una reducción en la cantidad de convulsiones mayor al 50 por ciento, mientras que dentro de ese grupo, casi 4 de cada 10 (37%) logró una disminución superior al 90 por ciento .

Kossoff, principal investigador del trabajo, explicó que "si bien la Dieta Atkins Modificada no requiere la incorporación de una fórmula cetogénica, este estudio demostró que si esta fórmula se emplea durante el primer mes de tratamiento, la dieta es más efectiva".

"Además, el suplemento aporta una buena fuente de grasas y contribuye a la adherencia al tratamiento", comentó el experto norteamericano.

Las dietas cetogénicas son una alternativa dietaria terapéutica para el tratamiento de las epilepsias refractarias.

La Dieta de Atkins Modificada es una variante menos restrictiva que la dieta cetogénica clásica.

Ambas se caracterizan por incluir lácteos, aceite, carnes de todo tipo, frutas y verduras y por restringir la ingesta de hidratos de carbono, como por ejemplo cereales, papas, galletitas, choclo, batata y pastas.

Sin embargo, en la dieta cetogénica clásica se controlan y se miden con la mayor precisión posible la cantidad de calorías, proteínas y líquidos que se ingieren.

Mientras que la Dieta Atkins Modificada no restringe el consumo de calorías, proteínas ni líquidos, por lo que no requiere el control ni la medición minuciosa de estos componentes.

Ello le permite al paciente, por ejemplo, concurrir a un restaurante y no tener que pesar los alimentos que consume.

En cuanto a su rol en el tratamiento de las epilepsias refractarias, ambas cumplen una función similar, que es la de a partir de la ingesta excesiva de grasas y reducida en carbohidratos, estimular la producción de cetonas en sangre, las que actuarán sobre el cerebro con sus efectos anticonvulsivantes.

También promueven una mejora en la actividad mitocondrial, lo que potencia la acción de los neurotransmisores, y reducen levemente la glucosa, contribuyendo también con ese efecto anticonvulsivante.

Cuando una dieta incluye carbohidratos, éstos se metabolizan como azúcar y el organismo utiliza la glucosa como fuente de energía.

Mientras que con una dieta muy baja en hidratos de carbono y elevada en grasas, el cuerpo toma la energía de las grasas, promoviendo un proceso de degradación que genera las cetonas.

Marisa Armeno, médica pediatra, especialista en Nutrición Infantil, del Servicio de Nutrición del Hospital Garrahan, señaló que "la dieta cetogénica clásica tiene casi 100 años de uso, numerosas investigaciones internacionales que la avalan y de la que contamos con mayor experiencia en nuestro país, por ser la que más utilizamos en los niños, mientras que los adolescentes y los adultos suelen sentir sentirse más cómodos, por el tipo de vida que suelen llevar, con la Dieta Atkins Modificada".

"En ambos casos puede acompañarse la dieta con un suplemento cetogénico, que es un compuesto que contribuye a mejorar la relación cetogénica de la dieta y a disminuir el déficit de micronutrientes", manifestó Armeno.

Al respecto, Kossof indicó que "la dieta cetogénica clásica contiene un 90% de grasas, 8% de proteínas y 2% de hidratos de carbono, mientras que la dieta Atkins modificada incluye 60% de grasas, 30% de proteínas y 10% de carbohidratos".

"Esta dieta se utiliza desde 2001 y fue desarrollada en el Hospital John Hopkins. Suele indicarse generalmente en adolescentes y adultos, ya que puede realizarse fuera del ámbito hospitalario y no requiere pesar ni medir las porciones de los alimentos", completó.

La epilepsia es una enfermedad neurológica que tiene tres posibles causas: la genética, que es la más frecuente y que suele ser edad-dependiente , generalmente con buen pronóstico; la estructural o metabólica, que se origina por lesiones cerebrales hereditarias causadas por trastornos del metabolismo, y -por último- los casos de causa desconocida.

"La epilepsia es una enfermedad que no respeta sexo, edad, ni clase social. En cuanto a la prevalencia en nuestro país, extrapolando valores internacionales de referencia que registran una cifra cercana al 1 por ciento de la población, nos da un total del orden de los 400 mil casos, de los cuales aproximadamente el 60% son niños", sostuvo Roberto Caraballo, neurólogo pediatra, Jefe de Clínicas, Unidad de Video-Monitoreo y Electroencefalografía del Servicio de Neurología del Hospital Garrahan.

Carballo dijo que "los pacientes que no responden al tratamiento farmacológico pueden beneficiarse o bien con cirugía, con estimulación vagal (de acuerdo al síndrome) o, en la mayoría de los casos, mediante la administración de una dieta cetogénica, que demostró reducir hasta un 50 por ciento las crisis, e incluso en algunos pacientes erradicarlas por completo".

"La implementación de una Dieta Cetogénica en niños con epilepsias refractarias permite que un 60 por ciento de esos niños disminuyan más del 50 por ciento de las crisis que tenían antes de la dieta y que, de éstos, el 10 por ciento quede absolutamente libre de crisis, además de la posibilidad de mejorar en otras áreas, como el neurodesarrollo y la calidad de vida", remarcó Armeno.

Para mayor información sobre las dietas cetogénicas, recetas especiales y datos útiles sobre la enfermedad, por favor consultar el sitio web www.dietaparaepilepsia.com.ar
  

25/8/15

Inventan aceite a base de marihuana contra la epilepsia y el cáncer [25-8-15]

[23-8-15]
Inventan aceite a base de marihuana contra la epilepsia y el cáncer

Los padres de una niña que sufre de epilepsi, junto a productores de marihuana, elaboraron una nueva cepa para producir el revolucionario aceite.

Los padres de una niña que sufre de epilepsia, inventaron un aceite a base de marihuana que controla las convulsiones de su hija, y que ya ha salvado la vida a 41 pacientes con diferentes síntomas y enfermedades como el cáncer.

Matt y Paige, son una pareja de esposos que han probado todo tipo de tratamiento para detener los ataques  del síndrome de Dravet, un tipo de epilepsia grave que no es tratable con medicamentos, en su pequeña Charlotte.

Tras varios intentos sin una solución que permita a su hija tener una mejor vida, Matt encontró un video sobre un niño enfermo de Dravet curado con cannabis, utilizando una cepa baja en tetrahidrocannabinol (THC), el compuesto de la marihuana que es psicoactivo, pero alta en cannabidiol (CBD), de uso en la medicina.

En ese  tiempo,  Charlotte ya no era capaz de caminar, hablar y comer, tenía 300 convulsiones a la semana. Su corazón se había detenido en varias ocasiones.

Fe entonces que los padres contacto con los hermanos Stanley, unos de los mayores productores de marihuana de Colorado y dueños de dispensarios. Tras explicarle el problema de su hija, juntos elaboraron una nueva cepa de marihuana, denominada ‘Charlotte’s Web’ y produjeron un aceite que detuvo convulsiones de la niña.

Después de seis años,  Charlotte  solo sufre ataques  dos o tres veces al mes. No solo camina, sino también puede montar en bicicleta, se alimenta a sí misma y cada día habla más y más.


23/8/15

La música podría ser utilizada como terapia para personas con epilepsia

[23-8-15]
La música podría ser utilizada como terapia para personas con epilepsia

Un hallazgo podría conducir a la implementación de nuevas terapias a través de la música para prevenir convulsiones

pulzo.com

La profesora Sarah Wilson de la Universidad de Melbourne explicó al portal Web MD dos teorías que aclararían por qué la música podría tener estos beneficios.

La primera habla de que la música cambia la sincronía de las neuronas o el patrón de actividad eléctrica en el cerebro, lo que reduciría la propensión del cerebro a desarrollar convulsiones. La otra teoría consiste en la relación entre la música y el estado de ánimo que puede calmar y tranquilizar al paciente.

Un estudio registrado por Science Daily, las personas que sufren de esta enfermedad reaccionan a la música de forma distinta a aquellas que no la padecen. Se encontró una variación significativa en los niveles de actividad de las ondas cerebrales de los participantes en el momento en que escuchaban música; y las ondas cerebrales de los participantes con epilepsia se sincronizaron con la música desde el lóbulo temporal.

Aproximadamente el 80% de los casos de epilepsia se conocen como 'epilepsia del lóbulo temporal', la zona del cerebro en la que se originan las convulsiones, y la misma región del cerebro en la que se encuentra la corteza auditiva que procesa la música.

"Nos sorprendieron los resultados. teníamos la hipótesis de que la música sería procesada en el cerebro de manera diferente al silencio. Lo que no sabíamos era si iba a ser procesada de igual o distinta manera por personas con epilepsia", dijo Christine Charyton, que presentó la investigación.

De este estudio se concluyó que aunque la música no reemplazaría las terapias de epilepsia actuales, sugiere que la música podría ser utilizada como terapia complementaria de los tratamientos tradicionales que ayudan a Profesor Sarah Wilson prevenir las convulsiones en personas con epilepsia.

11/8/15

Nuevo medicamento a base de marihuana podría salvar a niños con epilepsia [11-08-15]


Nuevo medicamento a base de marihuana podría salvar a niños con epilepsia

Un nuevo medicamento para combatir la epilepsia a base de marihuana tiene grandes posibilidades de llegar al mercado después de sus "exitosas pruebas clínicas", informa la prensa británica. Aunque la muerte de dos menores empaña el proceso.

actualidad.rt.com

Epidiolex, que así se llama el nuevo medicamento, se está ensayando en niños con el síndrome de Dravet y otras formas de epilepsia, y que no responden a los medicamentos comunes, informa 'The Independent'. Su fabricante, GW Pharmaceuticals, ha dado a conocer que más de 60 niños han manifestado una bajada en las convulsiones. Los efectos secundarios más comunes, que son somnolencia y cansancio, se han podido ver en cinco de cada diez casos.

Sin embargo, 26 de los 151 niños que participaron en la investigación han experimentado efectos serios, dado que su organismo no aceptó el tratamiento: 2 niños fallecieron. Desde GW Pharmaceuticals aseguran que sus muertes no guardan relación con las pruebas. 


Esperanzas


Elizabeth Thiele, doctora y la directora del Programa Pediátrico de Epilepsia del Hospital General de Massachusetts (EE.UU.), dijo que los primeros resultados dan mucho ánimo y prometen un gran futuro para el medicamento. "Creo que Epidiolex tiene potencial para convertirse en un avance importante del tratamiento", comentó Thiele.

El medicamento, que no tiene efectos alucinógenos, es un líquido a base de cannabidiol depurado extraído de plantas de marihuana, que crecen legalmente en una locación secreta en Reino Unido. Maria Roberta Cilio, la doctora que estudia el efecto del medicamento en el Hospital Benioff en San Francisco (EE.UU.) dijo que el cannabidiol funciona como anticonvulsante.

10/8/15

Las mujeres epilépticas tienen más riesgo de complicaciones y muerte en el parto


Las mujeres epilépticas tienen más riesgo de complicaciones y muerte en el parto

eleconomista.es

Una pequeña parte de los embarazos, entre un 0,3 y un 0,5%, son en mujeres con epilepsia, pero un nuevo estudio sugiere que éstas pueden estar en mayor riesgo de complicaciones y muerte durante el parto, según se revela en un artículo sobre el trabajo publicado en la edición digital de 'Archives of Neurology'.

Hasta ahora, no había datos suficientes sobre los resultados obstétricos, por lo que el riesgo de resultados adversos y muerte en esta población de mujeres estaba en gran parte sin cuantificar.

Sarah C. MacDonald, de la Escuela T.H. Chan de Salud Pública de Harvard, en Boston, Massachusetts, Estados Unidos, y coautores analizaron resultados obstétricos, incluyendo la muerte materna, parto por cesárea, duración de la estancia, preeclampsia, parto prematuro y muerte fetal en un estudio retrospectivo de mujeres embarazadas identificadas a través de los registros de hospitalización entre 2007 y 2011.

Se analizaron un total de 4,2 millones de altas relacionadas con partos en el grupo de estudio y de éstas, 14.151 eran de mujeres con epilepsia. A nivel nacional, esto representó 69.385 mujeres con epilepsia y cerca de 20,4 millones de mujeres sin epilepsia en más de 20,5 millones de altas totales.


Mayores riesgos

Los autores encontraron que las mujeres con epilepsia tienen un riesgo de muerte durante la hospitalización para el parto de 80 muertes por cada 100.000 embarazos, superior a las 6 muertes por cada 100.000 embarazos entre las mujeres sin epilepsia. Los autores reconocieron que sus datos carecían de las causas últimas de la muerte durante el parto entre las mujeres con epilepsia y que aunque el riesgo de muerte es mayor, la muerte de una madre durante el parto sigue siendo muy poco frecuente, incluso entre las epilépticas.

"Independientemente de la causa específica, el hecho de que las mujeres con epilepsia tienen mayor riesgo de mortalidad sigue siendo un mensaje de relevancia clínica que sugiere que se les debe prestar mayor atención. Se necesitan investigaciones futuras para determinar las causas específicas de mortalidad y cómo las intervenciones podría mejorar resultados", escriben los autores.

El estudio plantea también que las mujeres con epilepsia estaban en mayor riesgo de otros resultados adversos, incluyendo preeclampsia, parto prematuro y muerte fetal. En estas mujeres también ha aumentado la utilización de servicios de salud, incluyendo un mayor riesgo de parto por cesárea y estancia hospitalaria prolongada sin importar el método de alumbramiento, concluye el estudio.
 

1/8/15

Vinculan la postura al dormir con el riesgo de muerte en los epilépticos [01-08-15]

 
Vinculan la postura al dormir con el riesgo de muerte en los epilépticos

 Dormir boca abajo podría aumentar el riesgo de muerte súbita de los epilépticos, sugiere una investigación reciente.

La muerte súbita e inesperada en la epilepsia ocurre cuando una persona por lo demás sana muere y “la autopsia no muestra una causa clara de muerte estructural ni toxicológica”, señaló el Dr. Daniel Friedman, profesor asistente de neurología del Centro Médico Langone de la NYU en la ciudad de Nueva York.

Es algo raro, y el estudio no establece una relación causal directa entre la postura al dormir y la muerte repentina.

Pero según estos hallazgos, los epilépticos no deben dormir boca abajo, dijo el líder del estudio, el Dr. James Tao, profesor asociado de neurología de la Universidad de Chicago.

“Encontramos que dormir boca abajo es un factor significativo para la muerte repentina e inesperada en la epilepsia, sobre todo en los pacientes menores de 40 años”, comentó Tao.

En las personas con epilepsia, unas interrupciones breves en la actividad eléctrica del cerebro provocan convulsiones recurrentes, según la Epilepsy Foundation.

No está claro por qué dormir boca abajo se vincula con un riesgo más alto de muerte súbita, pero Tao dijo que el hallazgo tiene paralelismos con el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

Se cree que el SMSL ocurre porque los bebés no pueden despertarse si su respiración se interrumpe. En los adultos con epilepsia, comentó Tao, las personas boca abajo quizá tengan una obstrucción en las vías aéreas y no puedan despertarse.

Para el estudio, Tao y sus colaboradores revisaron 25 estudios publicados anteriormente que ofrecían los detalles sobre 253 muertes súbitas e inexplicadas de pacientes de epilepsia, con información disponible sobre la posición del cuerpo en el momento del fallecimiento.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 21 de enero de la revista Neurology.

Tao encontró que el 73 por ciento de los pacientes murieron mientras dormían boca abajo. En un subgrupo de 88 casos, los menores de 40 años tenían cuatro veces más probabilidades de haber muerto durmiendo boca abajo que las personas mayores. En total, el 86 por ciento de los menores de 40 años y el 60 por ciento de los mayores de 40 años estaban boca abajo cuando los hallaron muertos.

Tao no puede explicar por qué la muerte súbita fue más común en los pacientes más jóvenes de epilepsia. Quizá era más probable que fueran solteros y no tuvieran un compañero de cama que podría haberlos despertado durante la convulsión, planteó.

Enfatizó que solo encontró un vínculo entre la postura al dormir y el riesgo de muerte, no pruebas de que dormir boca abajo provocara las muertes. “Es una asociación, no causalidad”, dijo Tao.

El nuevo estudio también ofrece más luz a lo que los neurólogos han encontrado y pensado, dijo Friedman, que también es editor del sitio web de la Epilepsy Foundation. Friedman no formó parte del estudio.

El estudio también amplía los datos sobre el riesgo más alto hallado en los menores de 40, dijo.

La epilepsia afecta a unos 50 millones de personas en todo el mundo, muestra la investigación. Tao comentó que probablemente el 0.3 por ciento de ellos mueran de forma inesperada. De esa pequeña cifra, alrededor del 70 por ciento mueren durante el sueño.

La muerte súbita es más común entre los que sufren de una epilepsia crónicamente fuera de control, añadió Tao.

Los epilépticos deben intentar dormir de lado o de espaldas, aconsejó Tao, y pedir a su pareja de cama que se lo recuerde. Usar relojes de pulsera y alarmas de cama diseñados para detectar las convulsiones durante el sueño también podría prevenir la muerte repentina, planteó.

Friedman sugirió colocar una pelota de tenis en el bolsillo delantero de una camiseta antes de dormirse. Así, si la persona se pone boca abajo, se despertará.

31/7/15

Hallan una proteína que protege de la epilepsia en enfermedades degenerativas


Hallan una proteína que protege de la epilepsia en enfermedades degenerativas

abc.es

Científicos del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) han descubierto que una proteína, la PrPC, protege de los ataques epilépticos durante las enfermedades neurodegenerativas.

La investigación, que publica hoy la revista "Scientific Reports" del grupo "Nature", ha revelado que la proteína priónica celular (PrPC), asociada a una gran cantidad de funciones biológicas, como la proliferación celular, la diferenciación y la señalización, juega un papel determinante en la epilepsia.

El descubrimiento lo han hecho los científicos del grupo de Neurobiotecnología Molecular y Celular del IBEC y podría conducir a una mejor comprensión de las enfermedades neurodegenerativas rápidas que implican ataques epilépticos, como la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ).

Según ha explicado el responsable del grupo de Neurobiotecnología Molecular y Celular del IBEC, Antonio del Río, la proteína PrPC se encuentra de forma natural en el cerebro sano y, en menor cantidad, cuando el cerebro está afectado por enfermedades, como la encefalopatía espongiforme bovina o la demencia humana rápidamente progresiva.

Aunque ya se conocía un efecto neuroprotector, ahora los investigadores del IBEC han llegado a la conclusión de que los síntomas de las convulsiones en las enfermedades neurodegenerativas están asociados a la pérdida de su función.

"Desarrollamos un análisis comparativo de la susceptibilidad de convulsión utilizando ratones con seis herencias genéticas diferentes y varios experimentos in vitro", ha explicado Del Río.

"Además, demostramos que los ratones a los que les faltaba PrPC mostraban un incremento de susceptibilidad a los episodios epilépticos que llevan a la muerte celular en la región del hipocampo, y aumentaba respuesta epiléptica en ratones".

El estudio, que también ha involucrado a investigadores de la Universidad de Barcelona, del IDIBELL, del CIBERNED y de centros de Alemania e Italia, también han revelado que hay otros factores paralelos a la supresión de PrPC, como por ejemplo, la carga genética de algunos de los ratones, que pueden contribuir a la susceptibilidad de ataques epilépticos en ausencia de PrPC.

"En la neurodegeneración encontrada en casos de demencia rápidamente progresiva, CJD, Alzheimer o demencia con cuerpos de Lewy, el tiempo de supervivencia desde el diagnóstico clínico hasta la muerte es muy corto, siendo el temblor y las convulsiones epilépticas características comunes de algunas de estas demencias", ha indicado Del Río.

"Con estos nuevos hallazgos, estamos un poco más cerca de comprender más sobre las enfermedades neurodegenerativas que involucran convulsiones epilépticas, lo que significa estar un paso más cerca de desarrollar nuevas terapias o herramientas de diagnóstico", ha concluido el investigador.
 

27/7/15

Los mitos de la epilepsia [27-07-15]

.
Los mitos de la epilepsia

La epilepsia es una enfermedad frecuente que la sufren 1 a 2 personas de cada 200. Esto alcanza una cifra considerable en nuestro país y a miles de personas en el mundo.

Es una afección que se origina en el cerebro, pero no es una enfermedad mental. Se caracteriza por producir crisis que se reiteran en el tiempo y se manifiestan en las personas por una gran variedad de síntomas y signos en el cuerpo.

Estas son el resultado de una alteración cerebral transitoria debido a una descarga eléctrica anormal que se origina en las neuronas, que son las principales células nerviosas.

Una persona que tiene una crisis epiléptica puede experimentar una serie muy variada de signos y síntomas que reflejan las zonas del cerebro en las cuales se produce la actividad eléctrica anormal.

Algunos tipos de crisis pueden hacer a la persona perder la conciencia, caer al suelo, ponerse rígida y sacudir sus miembros o hacer muecas con la cara. Otras provocan que la persona se desconecte transitoriamente del medio, fijando la mirada unos instantes y presentando, o no, movimientos con la boca, las manos o posturas anormales.

Durante determinadas crisis se puede alterar la manera en que se perciben las imágenes, o sonidos inexistentes o sentir algo "raro" o  "distinto". Por lo tanto durante una crisis la persona puede actuar, moverse, pensar o sentir diferente debido a una alteración temporaria de funciones cerebrales como la conciencia, memoria, pensamiento, comportamiento, movimiento.

Esta enfermedad puede comenzar en cualquier etapa de la vida, sin embargo la incidencia es mayor en niños menores de 1 año y en personas mayores de 60.

En un porcentaje alto de personas los motivos no se pueden determinar, en otros casos puede responder a múltiples causas que incluyen: traumatismos de cráneo, tumores cerebrales, lesiones vasculares cerebrales (infartos, hemorragias, malformaciones), infecciones como meningitis y encefalitis, malformaciones congénitas, falta de oxigenación y lesiones en el nacimiento, cicatrices, otras enfermedades sistémicas o hereditarias que cursan con epilepsia.

En la mayoría de los casos no es hereditaria.

Si las crisis son bien controladas, la persona que la padece puede llevar una vida normal. La mayoría de las personas que la padecen y mantienen un control aceptable de las crisis, deben considerarse aptas para el desempeño de todo tipo de tarea laboral, con excepción de algunas especificas.

Si ocurren crisis con relativa frecuencia, se recomienda no manejar vehículos ni bicicletas por calles, avenidas o autopistas muy transitadas.

No debe impedirse tener relaciones sexuales o personales en general.

Es importante dormir bien y no suspender la medicación. Las crisis en general no dejan secuelas, solo aquellas que pueden durar más de cinco minutos llamado "Status", que es cuando el paciente sale de una crisis e ingresa a otra sin solución de continuidad.

En ese caso es imprescindible llamar a un servicio de emergencia y derivarlo a un centro asistencial.


.